Publicado el Deja un comentario

¿Cómo tramitar tu ayuda de gastos funerarios ante el IMSS?

Hasta 60 días de salario mínimo.

Este trámite es muy sencillo si tomamos en cuenta que como titulares debemos dejar todo en orden para que en caso de nuestro deceso, nuestros familiares lo puedan realizar de forma exitosa y sin mayores complicaciones. A continuación te presentamos la documentación y requisitos para dicho proceso.

La condiciones y requisitos para este apoyo, de hasta dos meses de salario mínimo son:

  1. Tener registradas por lo menos 12 semanas de cotización en los 9 meses previos al fallecimiento. En caso de riesgo de trabajo, no se requieren semanas previas de cotización.
  2. Derechos vigentes del asegurado al momento de la muerte.

Si era pensionado, también deberá de haber tenido vigentes sus derechos.

  1. Documentación del asegurado o pensionado:
    Cualquier documento que contenga el número de seguridad social y nombre del asegurado o pensionado; expedido por el IMSS, INFONAVIT o alguna AFORE.
  2. Copia certificada del Acta de Defunción expedida por el Registro Civil de la entidad federal que corresponda.

Siendo un caso por riesgo de trabajo: CURP, factura o documento fiscal que avale el pago de los servicios funerarios (por este punto se recomienda se asista a una empresa funeraria formal y bien establecida), y aviso de atención médica y calificación de probable accidente de trabajo.

Documentación del solicitante:

  1. Identificación oficial con fotografía y firma, vigente: Credencial para votar, cédula profesional, pasaporte, cartilla militar…
  2. Solicitud de otorgamiento de ayuda.


Este procedimiento se debe realizar en la Unidad de Medicina Familiar  o en la Subdelegación de adscripción, en un horario de 8:00 a 15:00 hrs, donde el personal del IMSS  atenderá y guiará al solicitante. Entra a https://www.gob.mx/tramites/ficha/ayuda-para-gastos-de-funeral-ante-el-imss/IMSS409 y conoce la ubicación de tu oficina más cercana.

Publicado el Deja un comentario

Ataúd. No sólo es una caja de madera.

Bueno, aquí te platicamos un poco al respecto. Desde tiempos remotos el hombre ha buscado la forma de preservar el cuerpo de las personas que tenían un valor significativo en su vida cuidándolo de los elementos naturales y manteniéndolo en condiciones semejantes a que estuviera con vida aún, en algunos casos también como ceremonia para alcanzar la vida después de la muerte… En cuanto al origen de la palabra ataúd, es una palabra de origen árabe, at-tābūt que significa caja o tumba. En cambio, los judíos españoles lo llamaban tabut. En Egipto se empezaron a utilizar sarcófagos hace ya más de 4500 años, porque se creía que así el difunto tendría vida eterna. Los enterramientos egipcios se hacían introduciendo al difunto en enormes ataúdes de piedra pulida cubierta de jeroglíficos que contaban la vida del ocupante, o en estuches fabricados en madera pintada con forma de ser humano. Uno de los sarcófagos más antiguos de los que se tienen registro se encontró en las cercanías de la pirámide de Giza y data de hace 4500 años. En el Museo de Arqueología de Copenhague se conserva un ataúd primitivo de la Edad de Bronce, hecho con el tronco de un árbol que se ahuecaba para albergar el cadáver, esta fue la forma más común de inhumación entre las clases populares hasta el siglo XVII, cuando se universalizó el uso del ataúd en Europa. En otras civilizaciones se puede notar el uso de diversas técnicas de embalsamado y preservación del cuerpo. En el mundo judío de tiempos de Cristo se enterraba envolviendo el cuerpo en un sudario. Tanto en la Antigua Grecia como en el Imperio Romano daban a sus ataúdes diversas formas: urnas, receptáculos hexagonales, triangulares e incluso rectangulares donde el difunto era colocado. El material utilizado era arcilla o greda quemada, ya que eran materiales fáciles de moldear. Por otra parte en Europa aproximadamente en el año 700 A.C., los celtas fabricaron cajas de piedras planas para enterrar a los cuerpos; sin embargo, lo común era inhumar a sus muertos envueltos en un sudario como lo hacían los antiguos griegos, o bien, en cajas de madera. Aunque a principios del siglo XVII sólo las clases adineradas y de la nobleza podían enterrarse en ataúd. Se consideró pecado de vanidad el que un pobre se enterrara de esa manera: lo normal era meterlo en el hoyo envuelto en una sábana. Tras la revolución industrial el uso de materiales en los ataúdes propiciaron el uso de diversos materiales para su elaboración lo que dio variedad en a los acabados y calidad de los ataúdes. Para finales del siglo XX, los ataúdes de madera eran los que gozaban de más simpatía entre la gente, sin embargo la producción de sarcófagos de acero aumentó en los años 60, ya para los años 70, la producción de ataúdes de metal aumentó aún más. Actualmente es una caja, que puede ser de diferentes materiales, normalmente de madera rústica o de buena calidad, barnizada, con un acolchado en su interior, que puede llevar un vidrio, o bien, pueden ser semiabiertos, con grabados y detalles en el exterior del mismo. El ataúd se ha mantenido a lo largo de los siglos como un elemento icónico en la cultura de varias naciones, sin importar el idioma o creencias religiosas, en la que se depositan los restos para protegerlo en su exposición, transporte y entierro. Un ataúd se concibe con la idea de proteger el cuerpo del entorno inmediato, que sus restos no se dispersen, o como una forma de demostrar consideración y respeto al difunto.
Publicado el Deja un comentario

Esta es la verdadera función de las flores en un velorio y el entierro.

Dado que el fallecimiento es inevitable e implica costos importantes, la planificación de gastos funerarios representa un gran beneficio y evita presiones familiares.

Anticipar este gasto ayuda a escoger un plan acorde con gustos, necesidades y capacidad económica, lo que aliviaría gastos y presiones para toda la familia, pues hay certeza de que se tendrá el tipo y el precio de homenaje elegido.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), es importante que las personas se den tiempo para comparar precios, características y ofertas de servicios funerarios.

El duelo de perder a un ser querido tiene que ser tomado con tranquilidad, y evitar tomar decisiones apresuradas o tener que hacer pagos y trámites fugaces, cuando la verdad no tenemos cabeza para pensar en ello como familiares.

De acuerdo con datos del periódico El Financiero durante el 2015, en México, sólo el 1.4% de la población tuvo una previsión de sus gastos funerarios, mientras que en Malasia, en donde se tiene un nivel socioeconómico similar al de nuestro país, la cifra es del 8%, en Estados Unidos es del 17%, en Francia es del 28%, y en España del 70%.

Beneficios morales

 

  • Tener la tranquilidad de prevenir el futuro.
  • El servicio es absolutamente transferible a cualquier persona cercana.
  • Evita que tú y tu su familia enfrenten repentinamente los trámites y costos de un funeral.
  • Evita gastos innecesarios por la presión del momento.
  • Evita problemas entre familiares sobre quién debe hacerse responsable de los costos del funeral.
  • Protege a tus familiares desde el mismo momento de la contratación.
  • Evita a la familia la angustia de la toma de decisiones sobre la capilla y el tipo de servicio que desea.
  • Simplifica los trámites necesarios frente a un fallecimiento.
  • Respetar la voluntad y decisiones de la persona en vida


Beneficios físicos

  • Las agencias se comprometen a dar el servicio contratado, sin excusas.
  • Las agencias cuentan con las mejores instalaciones, respaldadas por el prestigio, tradición y confianza de sus propietarios.
  • El contrato puede modificarse en el futuro, si se desea cambiar de nivel o sucursal.
  • Los servicios se prestan con los máximos estándares de calidad, dando a la familia un trato acorde a la situación por la que atraviesa.


Beneficios económicos

  • Congelar el precio pactado, existen variedades y plazos de pago de acuerdo con las necesidades de cada persona.
  • Solucionar el gasto que de una u otra manera debe de ser cubierto en el momento de requerir el servicio funerario.
  • Los programas de pago van de acuerdo con la posibilidad de cada persona, con mensualidades e intereses congelados. Las facilidades de pago incluyen hacerlo en gran cantidad de sucursales bancarias a nivel nacional o internacional.
  • Es una inversión segura y se adquiere sin la presión económica y moral del momento

Planear con anticipación

Si te preocupa que tus seres queridos tengan un gasto excesivo, hazles saber sobre tus preferencias con anticipación, comenzando por si quieres ser inhumado o cremado. También es una buena idea hacer una lista con el tipo de servicio que prefiere (una velación tradicional, un servicio junto a la tumba o cremación), así como el lugar del servicio (en una iglesia, una funeraria o un cementerio).

Aunque es posible que no pueda escribir todos los detalles de sus últimos deseos, tomar estas decisiones con anticipación le puede dar a su familia una guía a seguir y ayudarles a reducir la confusión emocional y el gasto excesivo cuando llegue el momento.

En el mercado existen opciones de previsión funeraria, con las cuales es posible adquirir servicios con anticipación a un costo inferior al correspondiente a casos de necesidad inmediata.

No tengas miedo de investigar los costos funerarios.

Al elegir qué servicios vas a usar, es importante entender todas las opciones. Contactar varias funerarias le proporcionará un rango de precios para los servicios disponibles en su área. Las funerarias deben proporcionarte información general sobre precios por teléfono o en una cita personal para cualquier servicio que te interese.

La mayoría de las funerarias te cobrarán una “tarifa de servicios básicos” que incluye servicios que son comunes en todos los funerales, independientemente de los arreglos específicos. Éstos pueden incluir, obtener copias del certificado de defunción, tramitar cualquier permiso necesario, resguardar los restos mortales y coordinar los arreglos. La tarifa no incluirá ningún servicio o productos opcionales, tales como el ataúd.

 

Apégate a tu presupuesto

Incluso los mejores planes no pueden solucionar el dolor que experimentarás antes del funeral. Las familias a menudo se sienten presionadas a gastar en exceso para honrar la memoria de su ser querido. Algunas funerarias pueden empeorar las cosas al aprovechar la situación, a menudo promocionando los artículos más caros.

Al investigar los costos del funeral con anticipación, puedes establecer un rango de gastos con el que te sientas cómodo. Compara los costos con varios proveedores de servicios funerarios y decide qué artículos son necesarios y de qué elementos puede prescindir.

 

Costo de un funeral

Los costos son muy variables y van de acuerdo con tu presupuesto. Según el Consejo Mexicano de Empresas de Servicios Funerarios, (Comesef), los paquetes se clasifican en básicos, intermedios y de lujo.

Los precios de un servicio básico inmediato pueden ir desde los 3 mil hasta los 17 mil 400 pesos. Mientras que los servicios intermedios tienen un costo de hasta 70 mil pesos y los servicios de lujo pueden ser superiores a los 100 mil pesos.

Claro, esto dependerá del tipo de ataúd, la distancia del traslado, el lugar de la velación, si incluye cremación, un nicho, entre otros. Todo puede ser ajustado a tu presupuesto. Así que no olvides comparar precios en al menos tres funerarias.

Debes saber que, por lo general, el precio se distribuye de la siguiente manera: 52% se destina al ataúd; 20% a la sala de velación; 9% a la gestoría; 8% a la carroza para los traslados y el 7% es para el arreglo estético del fallecido. Estos porcentajes pueden ser clave para comparar precios.

En Funeza contamos con excelentes planes de previsión funeraria que te permitirá hacer todos los arreglos funerarios anticipadamente, evitando con esto que ninguno de sus seres queridos tenga que tomar decisiones bajo condiciones emocionales desfavorables, en ese momento.

Así que te recomendamos hacer un presupuesto con base en tus ingresos para que puedas dejar pagado tu funeral, sin dejar endeudada a tu familia.